Ronnie Cummins, azote de los alimentos modificados genéticamente, muere a los 76 años


Ronnie Cummins, un activista con cola de caballo que se convirtió en uno de los principales defensores de los alimentos orgánicos en el país y en uno de los principales críticos de los alimentos modificados genéticamente, murió el 26 de abril en San Miguel de Allende, México, donde vivía y trabajaba a tiempo parcial. Tenía 76 años.

Rose Welch, su esposa y socia en el inicio de la Asociación de Consumidores Orgánicos, una organización informativa y de defensa, dijo que su muerte, de la que no se informó mucho en ese momento, fue causada por cáncer de huesos y linfático.

El Sr. Cummins fue un activista y manifestante de toda la vida, comenzando con su oposición a la guerra de Vietnam y la energía nuclear. Se decidió por el activismo de alimentos orgánicos en la década de 1990 después de ser contratado como director de la Campaña de alimentos purosun grupo de cabildeo que buscaba ampliar la conciencia sobre los peligros de los alimentos genéticamente modificados mientras presionaba por un etiquetado responsable y pruebas gubernamentales.

El Sr. Cummins trabajó en el campo para la campaña, dando la voz de alarma en mítines y supermercados sobre los peligros de los alimentos que utilizan ingredientes modificados genéticamente. Repartió folletos, escribió artículos de opinión y respondió a las preguntas de los consumidores como portavoz de la campaña.

También trabajó para la campaña Beyond Beef, dirigida a reducir el consumo de carne de res y promover métodos más seguros de producción de ganado. Ambas campañas fueron fundadas por el activista ambiental y teórico social jeremy rifkin.

Cummins “era un tipo duro que podía ser un activista y también dar un paso atrás y hacer la tarea intelectual detrás de lo que estábamos haciendo”, dijo Rifkin en una entrevista telefónica.

“Con demasiada frecuencia, los activistas se agotan después de comenzar con grandes expectativas”, agregó. “Pero Ronnie podía escribir, investigar, reflexionar y estar abierto a todos los puntos de vista”.

Uno de los objetivos frecuentes del Sr. Cummins era la somatotropina bovina recombinante, u hormona de crecimiento bovino, una hormona modificada genéticamente, producida por Monsanto, que estimula la producción de leche en las vacas.

El primer día que se permitió a los granjeros vender leche de vacas inyectadas con la hormona, en 1994, Cummins dijo a The Associated Press que “si no ralentizamos la tecnología de cambio con aditivos modificados genéticamente, estaremos haciendo un error muy grande en términos de salud humana, salud animal y supervivencia de las granjas familiares”.

Continuó despotricando sobre la leche producida por vacas tratadas con hormonas después de que él y la Sra. Welch iniciaron el asociación de consumidores orgánicos, con sede en Finlandia, Minnesota, en 1998.

“La hormona de crecimiento bovina recombinante es mala para las vacas lecheras, literalmente las quema en tres o cuatro años, lo que provoca un estrés físico terrible y una larga lista de problemas médicos, incluidas complicaciones reproductivas”, escribió el Sr. Cummins en The Fresno Bee en 2008.

Disfrutaba luchando con las principales marcas. En 2001, planteó dudas sobre la promesa de Starbucks de no usar productos lácteos con la hormona al pedir ver su promesa por escrito. (La compañía finalmente cumplió en 2007.) Él prevenido sobre un “ataque furtivo diseñado por Kraft, Dean Foods y Smucker’s”. Para presionar a las empresas que utilizan azúcar de remolacha modificada, amenazado una protesta contra Hershey.

Aunque hay preguntas sin resolver sobre el efecto de los organismos genéticamente modificados en la biodiversidad, existe un consenso casi universal entre los científicos de que los alimentos genéticamente modificados son seguros para comer.

Sin embargo, la mayoría de los consumidores no comparten esa opinión, un escepticismo debido en gran parte a los esfuerzos de activistas como el Sr. Cummins.

La seguridad de los alimentos genéticamente modificados “es como el cambio climático global, donde el 99 por ciento de los científicos creen en él”, dijo Pamela Ronald, profesora de patología vegetal en la Universidad de California, Davis, a The Roanoke Times en 2013.

Agregó: “Hay científicos de todo el mundo que dicen que los cultivos genéticamente modificados son seguros para comer, y luego está Ronnie Cummins”.

El Sr. Cummins nació Adrian Alton Abel el 28 de octubre de 1946 en Jefferson, Texas, a unas 20 millas de la frontera con Luisiana. Su padre, Jack, era contador de Gulf Oil en Port Arthur, Texas, en el corazón de la industria petrolera del estado. Su madre, Elise (Stout) Abel, era ama de casa y se suicidó en 1951.

Cuando tenía 20 años, Adrian cambió su nombre a Ronnie Cummins, el nombre de un niño que también nació en 1946 y murió en 1954. La Sra. Welch dijo que cambió su nombre porque temía represalias del Ku Klux Klan por sus actividades contra la guerra. en la Universidad Rice en Houston, donde se especializó en inglés y filosofía y se graduó con una licenciatura en 1969.

La Sra. Welch dijo que no sabía por qué su esposo tomó el nombre del niño de Cummins en particular. Ella dijo que él le dijo que no tenía antecedentes penales que estaba tratando de ocultar con una nueva identidad. Su hermano, Jack Abel Jr., dijo por teléfono que la historia detrás del cambio de nombre “es tan personal que no puedo compartirla”.

Además de su esposa y su hermano, al Sr. Cummins le sobreviven su hijo, Adrian Cummins Welch; y sus hermanas, Molly Travis y Bonnie Abel.

Adrián creció entre refinerías y luego recordó pescar pescado contaminado por petróleo. Pero también pasó veranos idílicos en la granja de sus abuelos maternos, donde cuidaba animales y recolectaba huevos.

“Mi experiencia de vida me ha enseñado que el dinero gobierna y el poder corrompe, y que anteponer las ganancias a las personas y la salud ambiental no solo es incorrecto sino mortal”, escribió en su libro “Grassroots Rising: A Call to Action on Climate, Farming, Food y Green New Deal” (2020). “El poder de base organizado puede marcar una gran diferencia”, agregó, “ya ​​sea que estemos hablando de la conciencia pública, la presión del mercado o la política y las políticas públicas”.

Como carrera, el activismo no pagaba las cuentas, por lo que se ganó la vida a lo largo de los años como propietario de un puesto de periódicos en la Universidad de Minnesota, director de una cooperativa de alimentos en Burnsdale, Minnesota, en las afueras de Minneapolis, y una casa pintor. La Sra. Welch servía mesas.

“Era más o menos un hippie”, dijo en una entrevista telefónica.

Ambos fueron a trabajar para el Sr. Rifkin en la década de 1990, el Sr. Cummins como director, la Sra. Welch como directora de campaña. Se fueron para iniciar la Asociación de Consumidores Orgánicos, que apoya la aplicación de los estándares de alimentos orgánicos del Departamento de Agricultura de EE. UU., produce material educativo para consumidores y empresas orgánicas y alienta campañas de presión pública sobre cuestiones de alimentos orgánicos.

El “hippie” finalmente ganaba un salario real: $112,900 en 2021.

La OCA ha escindido dos organizaciones: ta Vía Orgánica con sede en Méxicouna granja escuela y centro de investigación en agroecología, en 2009, y, en 2014, regeneración internacional, que promueve formas de desarrollar prácticas agrícolas que reconstruyen el suelo degradado.

En opinión de André Leu, director internacional de Regeneration International, Cummins se había enfrentado a “la poderosa élite que monopolizaba el poder y la riqueza” y estaba “socavando la democracia, los salarios justos, la comida saludable, la paz, el clima y la el entorno.”

Un objetivo de mucho tiempo del Sr. Cummins era que el gobierno exigiera el etiquetado de los alimentos modificados genéticamente. Luchó por iniciativas electorales en varios estados y obtuvo su primera gran victoria en Vermont, en 2014, cuando se se convirtió en el primer estado en aprobar una ley de etiquetado.

Ante la perspectiva de un mosaico de leyes estatales, el Congreso aprobó una amplia ley federal de etiquetado en 2016.

Pero el Sr. Cummins no lo consideró una victoria.

La ley, que reemplazó la legislación más estricta de Vermont, les dio a las empresas la opción de usar un ícono o un código QR escaneable que dirigiría a los consumidores a un sitio web, en lugar de tener que detallar la información en el paquete. Y algunos alimentos, como los azúcares y aceites altamente refinados, estaban exentos del requisito de etiquetado.

Sr. Cummins, en un artículo en su sitio webllamó a marcas como Organic Valley y Stonyfield Farms “traidoras orgánicas” y acusó a la Asociación de Fabricantes de Comestibles, la cadena de supermercados Whole Foods “y a una camarilla de organizaciones sin fines de lucro que se han vendido” de rendirse “ante Monsanto y una agroindustria corporativa” al respaldar la legislación.

“En otras palabras, lo de siempre”, agregó, y luego usó una palabra de moda para los productos modificados genéticamente: “Cállate y come tus Frankenfoods”.

sheelagh mcneill investigación aportada.



Source link